Afianzar el sentido de pertenencia, vivir los colores que identifican un sentir.

Resaltar las fortalezas y el esfuerzo en pos del trabajo en equipo  superando obstáculos y favoreciendo los vínculos.

Este es un Colegio argentino donde nuestras tradiciones tienen un primer valor. La adquisición de una segunda lengua brinda al alumno nuevas posibilidades de desarrollo intelectual y apertura a otras formas culturales.

La elección del sistema de casas es propia de los inmigrantes ingleses que se asentaban en un lugar y fundaban su colegio. En él los pupilos vivían agrupados en casas y participaban en todos los quehaceres compartiendo y participando en diferentes propuestas de conocimiento académico y deportivo. En la actualidad nuestros alumnos están divididos en tres casas.

Los patronos fueron seleccionados por ser personas de ascendencia inglesa que dejaron algo a nuestra Patria. Además, por haberse destacado en aspectos que aborda nuestra Institución, ya que la ciencia, el arte, y la naturaleza son algunos de nuestros pilares.

Guillermo Rawson nació en 1821. A los 18 años se distinguió ya en las aulas de los jesuitas por su ingenio científico, intuiciones muy cercanas al futuro telégrafo, al teléfono y a la navegación aérea. Estudió en la facultad de Medicina de donde egresó en 1844 con el título de doctor. Vuelto a su provincia con todo el prestigio de sus éxitos universitarios se le designó para ocupar una banca en la legislatura. Ahí empieza ya a mostrarse el político defensor de la legalidad y las libertades cívicas. Tomó parte activa en los debates sobre la federación de Buenos Aires. Como ministro del Interior del presidente Mitre desarrolla una labor amplia y fecunda, la más destacada de su vida política. Años más tarde se retira a vivir en París donde muere en 1890. Sus restos fueron repatriados y hoy dos monumentos recuerdan en la capital sus grandes talentos y relevantes virtudes.

Richard Black Newton nació en Londres en 1801, estudió en el Blue Coat School y a los 18 años viajó a Buenos Aires como empleado de la firma Gibson & Co. Dada su extraordinaria capacidad adquirió en poco tiempo varias estancias para la cría de lanares, siendo un verdadero pionero en exportar lanas en condiciones higiénicas. En 1845, después de un viaje a Inglaterra donde vio en la propiedad del Conde de Fitzwilliams en Yorkshire, un rebaño de ciervos encerrados en el parque por un alambrado perimetral, trajo a la Argentina esta innovación que cambió la explotación del campo en beneficio de la ganadería y la agricultura de su nueva patria. También fue un precursor en arbolar los campos y fue uno de los fundadores de la Sociedad Rural Argentina.

Alberto Williams nació en Bs. As. en 1862 y fue compositor y director de orquesta. En su copiosa producción figuran nueve sinfonías, cinco suites, tres poemas sinfónicos, además de otras composiciones menores. Es también autor de escritos acerca de estética musical y de obras didácticas como “Teoría de la música”, “Teoría de la armonía”, y “Problemas de solfeo”. Figuran entre sus obras “Rancho abandonado”, “Aires de la Pampa”, títulos que le reconocen, en principio, una innovación: fue el primero en cultivar artísticamente el folclore del país, proviniendo su arte y técnica de una formación eminentemente académica y clásica. Fue también el creador del primer conservatorio de la Argentina.